Conviértete en la PR girl de tu vida – Parte 1 de 3

Si crees que las relaciones públicas aplican solo para marcas o celebridades, te equivocas. Son parte del famoso ‘branding personal’ y van más allá de lo que caracteriza a una socialité. ¿Aún no descubres el verdadero poder que tienen y todos los beneficios que ofrecen? Te sorprenderás con todas las puertas que te abrirán después de leer lo siguientes puntos. No te sorprendas si te conviertes en el top of mind de la gente a tu alrededor. Ah, y si el personaje de Samantha Jones (Kim Catrall) de Sex & The City te pasó por la mente, podemos decirte que los logros van más allá de conseguir sexo con hombres ardientes.

Aquí la primera parte del manual para ser la mejor PR girl de tu vida:

#1 – Libera el potencial. ¿Las PRs (publirrelacionistas) nacen o se hacen? La respuesta es ambas. Existen publicistas natos, pero también aquellos que se forman; ya sea en la escuela de la vida, por tradición familiar o por su profesión. Así que solo es cuestión de tiempo, práctica y feeling para consolidarte o transformarte en una PR so-bre-sa-lien-te. ¿Cómo comenzar? Evalúa lo que ya haces bien (si eres detallista, por ejemplo) y detecta áreas de oportunidad (nunca le ayudas a tu suegra en la comida del domingo).

#2 – Domina los básicos. Recordar nombres y fechas, amplia cultura general, conocer información actual (sobre todo de la industria o sector en el que te mueves) y tener contacto periódico con todo mundo. Ok, parece mega difícil, pero en realidad no lo es tanto. Todo se traduce en hábitos. Usa una agenda o alguna app que te ayude a recordar datos importantes, Evernote es una excelente opción. Sigue en Twitter a los principales medios de comunicación, periodistas o líderes de opinión o revisa la primera plana del periódico nacional que prefieras, así como uno internacional para estar al tanto de lo que ocurre en tu país y en el mundo. Suscríbete a newsletters para recibir lo último de tu área de especialidad. Bingo!

#3 – Trato cordial para TODOS. No importa con quién te topes; además de dejar claro que eres una mujer respetuosa y educada, saludar o tener cualquier tipo de atención con alguien más (sea el CEO de Louis Vuitton o la señora de la limpieza) es algo clave para tu desarrollo como PR pero sobre todo es lindo para persona y los demás. Si alguien necesita ayuda y puedes brindársela, ¿por qué negársela? Una buena PR no es aquella de dientes para afuera, es una mujer de acciones ejemplares con las que construye un discurso real, sólido y admirable. No lo olvides, prepárate para regalar sonrisas a las secretarias (aunque sean un hígado), ni modo. Además, ¡será una forma más amena de comenzar la jornada laboral! Una sonrisa le cambia el día a cualquiera.

Este post es la primera parte de tres que conforman el manual sobre cómo ser una gran PR girl en tu vida. Continúa con la parte 2.

Facebook Twitter Email
Dafne Ruiz

Editora

Creadora de Must Wanted. Escritora, blogger y periodista. Colabora en Vanity Fair México.

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.