BEAUTY ALERT: 3 puntos que -seguramente- ignoras de tus productos de belleza

Sí, nos fijamos en muchas cosas al escoger una crema o maquillaje, pero a veces ignoramos algunos detalles que resultan importantísimos. ¿De cuáles estamos hablando? Pues de aquellos que se relacionan con el modo de uso; esos datos en ‘letras chiquitas’ que así como aparecen en un contrato -y que casi nunca leemos-, también están en las etiquetas de cada producto. Te recomendamos que la próxima vez, antes de comprar y utilizar cualquier producto, te fijes en los siguientes aspectos:

1. Ciclo de vida del producto (sustancia activa)
Sí, nos referimos a la caducidad, pero no hablamos de la fecha máxima para utilizar un producto, sino de la que “cuenta regresiva” que arranca desde el momento en que comienzas a usarlo. ¿Has visto en la etiqueta o en la parte de atrás un dibujo de tarrito o envase? Este tiene dentro un número acompañado de una ‘M’. Si lees 6 M, significa que son seis meses, 12 M son doce meses. Recuerda, todos ellos a partir del momento que abras el producto.

¡No te asustes!

Si alguna crema o loción te ha durado (o la has hecho durar) por más de los meses señalados en la etiqueta, no hay razón para preocuparte (a menos que se hayan presentado irritaciones, por ejemplo). En la mayoría de los casos, el producto no te hará daño, únicamente dejará de cumplir su objetivo. Sin embargo, hay algunas excepciones y en general no es recomendable que se sigan usando. Una vez abierto el producto, este comienza a oxidarse y reflejará su oxidación en un ligero cambio de color.

2. Cuidados para aprovechar el producto al máximo
Algunas recomendaciones incluyen lavarte bien las manos antes de usar el producto, así como disfrutar de la aplicación de este. Sí, gozar ese momento en el que te embelleces. Por último, no olvides cerrar correctamente el frasco (por las prisas lo dejamos medio tapado) y colocarlo o guardarlo en un espacio fresco. No olvides que dejarlo mal cerrado o en un ambiente en el que se exponga al calor puede ocasionar que el producto se descomponga.



Preferimos el tarro
Esta presentación nos gusta porque nos permite conocer el estatus del producto; es decir, así dominamos cuánto nos queda y cuándo será momento de comprar otro. Además, representa el modo más práctico de acabárnoslo, de usar hasta lo último y dejar el frasco prácticamente vacío sin tanto batallar. Olvídate de apachurrar con fuerza bruta, de tener en las manos más producto del que necesitabas y de que salga disparado o se te chorree.

3. Fórmula + Filtro de Protección Solar

Fórmula. Así como sufrimos de alergias o somos susceptibles a intoxicaciones por consumir ciertos alimentos, es importante identificar si algún producto nos causa alguna reacción negativa en nuestra piel. La irritación (ardor) es la más común, pero otras podrían presentarse como una excesiva resequedad y picazón. Tu dermatólogo puede ayudarte a evitar este tipo de molestias.

Filtro de protección UV. Varía de acuerdo al producto. Hay algunos que señalan contar con uno, pero no especifican de cuánto es. En este caso, se trata del mínimo (FPS 8). La manera más efectiva de saberlo es buscar que venga declarado en el empaque. Por ejemplo, “crema corporal con FPS 15”.

Si el producto de mi preferencia tiene el factor de protección mínimo
Fácil, no olvides aplicarte bloqueador solar 20 minutos antes de tu base o maquillaje. Bastan 20 minutos para que tu piel lo absorba y esté lista para exponerse al sol. 
*Si quieres ahorrarte pasos y productos, te invitamos a que conozcas la BB Cream de Garnier. ¡Una maravilla!

Facebook Twitter Email
Dafne Ruiz

Editora

Creadora de Must Wanted. Escritora, blogger y periodista.
Colabora en Vanity Fair México.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Entérate al momento
  • ¿Estás en busca de un #vibrador? 😱 (¡Santa María Purísima!) Entonces deja que @faLiahut te ayude mostrándote los má… https://t.co/G24yjtO7uk
    hace como 2 semanas

La guía para un estilo de vida fabuloso.
Conoce al equipo

Contacto
info@mustwanted.mx