Si eres de las que piensa que necesitamos invertir una fuerte cantidad de dinero para remodelar el lugar en el que vivimos, te equivocas. Claro, las veces que te lo has propuesto descubriste que es casi imposible cumplir el objetivo porque somos bastante exigentes, no sabemos buscar bien o sencillamente, no nos ponemos creativas. A continuación, te damos cinco consejos para conseguir un makeover digno para tu casa con el menor presupuesto posible.

  1. Pregunta a tus papás/abuelos/tías y otros familiares si quieren deshacerse de algún mueble. Lo vintage sigue in y más si lo recuperas con un poco de estilo. Ese sillón viejo estilo Mauricio Garcés puede cobrar nueva vida si lo retapizas y le pasas a la madera una “manita de gato”.
  2. Visita ventas de garage/mercado de pulgas/bazares o tiendas de antigüedades. Te recomendamos el mercado de antigüedades que se pone los fines de semana en Av. Cuauhtémoc, entre Dr. Liceaga y Dr. Navarro. Aquí puedes hallar muebles y accesorios a muy buen precio. Camas de latón, baúles, candelabros, juguetes antiguos, pósters. Con un poco de ingenio podrás encontrar los nuevos accesorios para tu casa.
  3. Navega en la red por un poco de inspiración. Existen allá afuera muchos blogs de diseño de interiores y arquitectura que te pueden ayudar para definir una paleta de colores. Dentro de un espacio, escoge un muro principal y píntalo de un color protagonista. Los naranjas y terracotas no solo están de moda para tus nuevos stilettos, atrévete a darle un poco de color a tu casa, le brindará calidez y profundidad a tus espacios. No lo olvides, less is more, no te emociones y pintes todo de rojo pasión, un solo muro es suficiente.
  4. Piensa afuera de la caja. ¿Necesitas una mesa para tu comedor pero todas las opciones que tienes salen de tu presupuesto? Por qué no usar esa puerta vieja que está arrumbada en casa de tu tía. Solo necesitas un carpintero que te ayude a recuperarla, ponerle patas, ¡y listo! Recuerda que la mejor manera de ahorrarte unos pesos es usar tu imaginación, reusar y reciclar.
  5. Por último, aprovecha que la mano de obra en México es barata. A veces creemos que podemos pintar todo nuestro depa nosotros solos en un fin de semana. La realidad es que no vivimos en una peli, estos proyectos suelen quedarse a la mitad por la cantidad de trabajo y esfuerzo físico que representan. Un pintor te puede cobrar desde $350-$400 pesos el día. Valdría la pena considerarlo para asegurarte que tus paredes queden bien pintadas y así puedas invertir ese tiempo en recuperar mobiliarios de la manera más creativa.