Taxonomía de “cuernos”… ¿Cuáles has o te han puesto?

¿Qué les parece si hoy hablamos de ‘cuernos’? Aunque el tema ya no es nuevo en absoluto, siempre estará presente en todas las generaciones (hasta que se descubra el chip/antídoto contra la infidelidad, ¿no?) Entiendo que no sea fácil para muchas de ustedes ya sea porque les vieron la cara o porque ustedes fueron las que engañaron al hombrecillo en turno (y la moral es canija). ¿Y qué tal ser aquella con la que ponen el cuerno? Como bien dicen, “tanto peca el que mata a la vaca como el que le detiene la pata”. Por eso me pareció interesante escribir al respecto. Todo es cuestión de perspectiva, ideales y valores, pero nuestra naturaleza es… compleja. Ojo, que quede claro que no estoy a favor de poner los cuernos en ninguna de las tres situaciones que ya mencioné, pero muchas veces es inevitable, caemos “cashisinquerer” y nos vemos envueltas (sin esperarlo) en cualquiera de ellas. Tiempo después aparece la culpa, pero gracias a Dios, como en todo, hay niveles. Please, que tampoco esto sirva de consuelo, ok?

Al encontrarme con la siguiente imagen en la web, me dio risa los tipos de cuernos que existen (ignoro quién haya hecho esa clasificación pero me parece chistosa y acertada*), pero lo “peor” fue el grado de identificación con cada uno. Conforme subía mi escala me sentí mal… ¿Tan lejos había llegado? Bueno, exagero, la verdad. Hace poco conocí a un chico (no revelaré su identidad por motivos de protección –psycho-exgirlfriend, ya saben) pero me di cuenta que por no ser amigos, y él todavía andando con ella, una extraña relación cornuda estaba a punto de aparecer. Nos fuimos a tomar un café un día, la comunicación que manteníamos por WhatsApp se incrementaba y al final el contacto físico también (después de que él cortara con ella). Gracias a que hoy este chico es libre, hemos comenzado a salir sin preocupaciones, pero debo aceptar que aunque no fui el motivo de su ruptura, en algún momento sentí que jugué el papel de “la otra” (afortunadamente por poquito tiempo). ¿Lo pedí? Obvio no, ¿quién fregados quiere ser la otra? O sea, simplemente pasó. Lo que le aplaudo a este hombre es que nunca hizo o dijo algo mientras seguía involucrado con su actual expareja. ¿Que en su mente hayan pasado ideas o haya querido que pasara algo más en ese momento? Bueno, esa es otra historia. ¿Ustedes qué piensan? Mejor aun, sin habérselo dispuesto, ¿qué tipo de cuerno han puesto?

Taxonomía de cuernos – “La Koqueta”

 

Facebook Twitter Email
Dafne Ruiz

Editora

Creadora de Must Wanted. Escritora, blogger y periodista. Colabora en Vanity Fair México.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Entérate al momento
  • ¿Fashionista y aún no conoces la suite de Coco Chanel en el Ritz París o la de @TiffanyAndCo en el St. Regis NY? https://t.co/4YUjrpWJwm
    hace como 12 horas

La guía para un estilo de vida fabuloso.
Conoce al equipo

Contacto
info@mustwanted.mx