Barbie rocks her world… ¿Podrías decir lo mismo de ti?

Debo confesar que fui una Barbie fan desde muy pequeña. Su mundo me conquistó y sí, anhelaba una vida como la de ella; totalmente rosa, de ensueño, llena de diversión, glamour, amigas, mucha ropa, pero sobre todo grandes señores tacones… Ah, y por supuesto, un solo hombre, Ken. A diferencia del complejo de “Princesa de Disney” (en busca y en espera del Príncipe Azul -con excepción de Mulán, ella es guerrera), Barbie me demostró que ella es la única que importaba. Todo giraba a su alrededor; coches, casas, vacaciones, profesiones… Wow, she rules her world. Recientemente quiso ser presidenta (ganadora por default), grandes diseñadores la han vestido, varias marcas de coches han lanzado ediciones especiales tanto en juguete como en la vida real (su Beetle, su Ferrari, su Mustang y actualmente su Mini Cooper) y qué decir de las grandes colecciones inspiradas en su honor (como la de MAC Cosmetics). No me da pena decir que Barbie fue un modelo a seguir para mí en muchos aspectos. Su belleza física es impresionante. Alta, con esa cinturita de avispa y piernas tan largas, por Dios, ¿quién no quería ser como ella? Ahora ya cuenta con una silueta más real pero a quién no le gustaría gozar de tan estilizada figura (ya estoy luchando por conseguirla).

Hoy hago muchas cosas al igual que Barbie, únicamente tengo issues con dejar a “Ken” a un lado. Sí, ¿ya saben? Muchas veces mi humor o actitud dependen de mi estatus con un hombre. Si estoy soltera no pasa nada, pero cuando aparece un prospecto, algo le sucede a mi mundo; me olvido casi por completo de mis cosas, me limito a pensar en él y en vivir en función de sus tiempos o deseos. ¿Que tanto dependa de si está presente o se manifieste? Pff! Des-gas-tan-te. Este año me prometí que no continuaré de esta manera. ¡Basta! Es bastante difícil (lo sabes, somos súper entregadas y apasionadas) pero por ello debo repetirme siempre que primero estoy yo y que una pareja es solo un complemento en mi vida. Debemos enfocarnos en nosotras; nuestros hobbies, planes o proyectos que nos hagan feliz, sin depositar toda la emoción en una persona. No me malinterpretes, para nada estoy diciendo que te conviertas en alguien egoísta, simplemente quiérete, apapáchate y ve por ti. Además, ¡recuerda que una mujer independiente y segura de sí misma es un gran imán para los hombres que valen la pena!

Anímate a decirle adiós a esas depresiones o tristezas que aparecen cuando el galán se ausenta o sencillamente se desvanece por completo. Concéntrate en tu vida, ¡hay tanto por hacer! Ya sea sola o con amigas, tú, como Barbie, puedes sentirte satisfecha, completa y muy contenta con lo que tienes y haces. Tú construyes tu mundo, tú logras que tus sueños se conviertan en realidad. Y en caso de que sientas que no puedes más y todo se te viene encima, busca una distracción para olvidarte aunque sea por un momento de eso; por ejemplo, aleja cualquier decepción amorosa yendo de shopping, sobre todo de zapatos o también puedes ir a cualquier corner o mostrador de perfumería en una departamental para ponerte guapísima. No dejes que un hombre te robe el derecho a ser feliz. Así de sencillo.

 

Facebook Twitter Email
Dafne Ruiz

Editora

Creadora de Must Wanted. Escritora, blogger y periodista.
Colabora en Vanity Fair México.

3 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Entérate al momento
  • ¿Estás en busca de un #vibrador? 😱 (¡Santa María Purísima!) Entonces deja que @faLiahut te ayude mostrándote los má… https://t.co/G24yjtO7uk
    hace como 2 semanas

La guía para un estilo de vida fabuloso.
Conoce al equipo

Contacto
info@mustwanted.mx