Estamos en pleno boom de temporada de bodas. Y sin duda son la oportunidad perfecta para divertirte con tus amigas y por qué no, tener una aventura con alguno de los invitados. O sea, ¿no todo mundo dice que es el mejor lugar para conocer a alguien? Pues como no se especifica bien para qué, seguro mínimo te dan unos buenos besos o una “quebradita” en plena pista de baile. Eso sí, tienes que tener mucho cuidado con quemarte en público, eh. No está cool agarrarte al más feo (aunque sí a ti te gusta, ¡adelante!) o al más borracho. Tampoco está padre que termines como un bulto, toda chorreada y con el vestido hasta arriba. Oops! Pero hay otros osos que también debes evitar:

1) Ir con vestido blanco. O sea, si quieres molestar a la novia, ¡objetivo cumplido! Todo empeora si ella no es tan guapa y te ves mejor que ella.

2) Hacer un performance, dar unas palabras… o cantar. Tal vez se trate de tu mejor amiga de toda la vida y por ello hayas querido participar de forma especial y memorable en su día tan especial. Ok, a menos que seas muy buena oradora o una soprano decente, ahórrate la penosa situación. ¡Seguramente tienes en mente otras sorpresas que no acaben en desastre!

3) Atención al vestido (con anticipación) y makeup. Sobre todo en clima caluroso, ¡ya de por sí vas a sudar y puedes llegar a ser una sopa! ¡OJO! Escoge bien el tipo de tela y ayúdate para estar lo más fresca posible. Además, si no eres dama, procura seleccionar tu vestido en boutiques y no departamentales. Ya sabes, típico que te encuentras a cinco usando el mismo modelito que tú. Respecto al maquillaje, aunque puedes pararte varias veces al tocador para darte una retocadita, volvemos a recomendarte que uses una línea de HD. Se fija mejor, dura más y saldrás muy bien en las fotos. Prueba Makeup Forever.

4) Cuidar/medir tus comentarios. A la orden del día, tarde y noche la viboreada, ¿cierto? Y sí, habrá muchos asistentes no concientes de su realidad, se vestirán con “estilo” y te darán mucha tela de donde cortar, así que aguas con lo que digas y en frente de quién. Parecerá chiste, pero no faltará el “Esa que llamaste ‘La Tigresa del Oriente’ es la mamá de la novia”.

5) OJO con los souvenirs. ¡OSO, OSO, OSO! Sí, por lo general los centros de mesa son muy bonitos, pero no se ve padre que te lleves uno a casa. Tampoco los globos u otras cosas que te dan los animadores mientras le andas sacando brillo a la pista. ¿Sabes dónde van a terminar? ¡En la basura! Mejor que se los queden y los reutilicen ellos (o no).

¿Crees que haya otro aspecto que debamos considerar? ¿A ti o a una amiga ya les ha pasado alguno de los puntos que mencionamos? ¡Cuéntanos! Escribe tu experiencia en el apartado de comentarios, en nuestra página de Facebook o vía Twitter usando el hashtag #OSOenunaBODA

tagged in featured