2014: ¿Tu año del antipropósito?

Creo que como sociedad vivimos en el neolítico al hablar de cambios (y otros temas). Por ser Año Nuevo me centraré exclusivamente en los tan famosos y trillados propósitos. Me cae que la mayoría de la gente (promedio) podría reciclar unos cuantos, ¿a poco no? En serio, parece que hay algunos que “insisten” en quedarse en la lista en calidad de perdurables. Por ejemplo: Hacer ejercicio, comer bien, leer un libro (¿uno, de verdad?), en fin, todos ellos me parece que no tendrían que considerarse porque deberían ya ser parte de nuestro estilo de vida. Qué triste que sean más un agobio o presión que una sólida motivación para vivir mejor. En fin, ya conocemos la historia: Todo mundo con tremenda actitud en los gimnasios las primeras semanas de enero y pidiendo ensaladita en la comida, ¿y luego? El frío, la flojera, (inserte aquí lo que le pese), otros pretextos, y con un poco de ayuda del cinismo y amnesia voluntaria, algunos propósitos se van quedando (desechando) en el camino. Entonces, ¿qué podemos esperar de otro tipo de metas que nos fijemos? Uy, ya ni hablar de tener la voluntad para hacer algo por alguien más o involucrarse en una labor altruista. Pocas veces he escuchado propósitos más ambiciosos que “bajar de peso” (y ese, señoritas, les apuesto que es número 1 en el ranking). Me encantaría que así como trabajamos para cumplir nuestros objetivos profesionales, pudiéramos hacerlo para todo lo demás. Porque obvio se puede. Si no, mejor mandamos al diablo a los propósitos desde el principio, ¿estamos? Chistoso que propósito signifique intención, y que lamentablemente mucho se quede en una. Ja. Bueno, al final, “la intención es lo que cuenta”, ¿no? Con honestidad, cada quien elige a qué 2014 entrar; si al del antipropósito o al de la Britney: “You better work, b*tch”.

Firma ed

Facebook Twitter Email
Dafne Ruiz

Editora

Creadora de Must Wanted. Escritora, blogger y periodista. Colabora en Vanity Fair México.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.