Qué hay detrás del “Estoy gorda”

El post a continuación nació por el hashtag de Twitter #DiccionarioMujerAEspañol (sí, ahí encontré inspiración, ja). Después de varias risas y algunos tuits, comencé a reflexionar respecto a uno en particular: ‘Estoy gorda: (O sea, lo que quiere decir) No estoy a gusto con mi peso’. Sin importar la edad, hasta las chavas más esbeltas han dicho esa frase no una, sino mil veces, y es que “estar gorda” puede variar de acuerdo a cada persona, ¿no? “Estos jeans ya no me quedan” no significa “me convertí en Shamu”. Sencillamente es cuando reconoces que últimamente se te salieron de control los antojitos. También alguna podría verse o sentirse como un tonel en comparación con otra mucho más delgada, ¡y sin estar pasadita de peso!

El hecho es que somos nosotras las más duras con nuestros cuerpos en estos tiempos de la Alpha Amazon. Hay hombres que nunca se han percatado de la celulitis que tenemos (y no, no por eso debemos dejar de luchar contra ella). ¡Por supuesto que queremos lucir bien! Gracias a Dios y al pecado original porque la ropa ayuda mucho a disimular esa grasita mal distribuida (porque si la naturaleza fuera más sabia, la mandaría de un jalón a las boobs y al trasero). Hay gente que engorda parejo, otra solo del ombligo para abajo, en fin. Pero eso sí, ninguna se escapa del juicio frente al espejo antes de meterse a bañar: “Qué gorda”. 🙁

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya establecido como valor máximo 88 cm. de cintura para las mujeres, no vemos solo ahí la gordura; la notamos en papada, brazos y muslos. Podemos estar debajo de esos 88 y “estar gorditas”. ¡ARGHHH! ¡Malditos canones de belleza establecidos! ¡Maldita percepción distorsionada! ¿Acaso estamos a un paso de la candidatura a la anorexia? En mi caso, yo ni bulímica (odio vomitar) y mucho menos anoréxica (amo la comida), así que ya la libré, sin embargo, por algo escribí esta reflexión.

La verdad me resulta difícil renunciar a la figura que deseo, pero tampoco me he obsesionado con ella. Siempre he sido partidaria de hacer lo posible por sentirte a gusto con tu cuerpo y con quien eres, pero eso no cambia el hecho de que al lado de Belinda soy una jirafa-hipopótamo; lo cual me llevó a detectar que el error más grande es usar de forma indiscriminada el término ‘gorda’. En serio, la que sí lo esté se va a reír o hasta le vas a caer gordísima si sales con un “estoy gorda”. Por mi parte, comenzaré a hacer el ejercicio de cambiar ‘gorda’ por ‘gané unos kilos’ y haré dentro de lo que cabe, las paces con mi complexión (siempre seré cachetona, ni modo). Porque al final, todo se reduce a la dimensión de nuestras percepciones.

The Fat Ladies

The Fat Ladies2

 

 

Facebook Twitter Email
Dafne Ruiz

Editora

Creadora de Must Wanted. Escritora, blogger y periodista. Colabora en Vanity Fair México.

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.