How to get Revenge without a Scandal! – Por qué seguirles la pista es un MUST

Hace algunas semanas arrancó el otoño y con él, el regreso de mis series favoritas y también la presentación de nuevos shows. Es difícil juzgar a un programa por su primer capítulo, así que por ello esperé a que transmitieran un mínimo de tres/cuatro episodios para que mi crítica fuera lo más objetiva posible a pesar de ser una fan.

1. How to Get Away With Murder

Shonda Mastermind lo vuelve a hacer. Aunque en un principio te lleva a pensar en I Know What You Did Last Summer, conforme transcurre la trama te das cuenta de que el grupo de estudiantes de leyes no estaba de irresponsable, sino que tuvo un propósito o razón para cometer el crimen. Clave del éxito de varios shows es que inician con un suceso tremendo para después dar el salto a “3 meses antes” (caso Revenge). Un acierto el sembrar en nosotros el suspenso, el por qué, el WTF? Lo que me encanta de Shondaland es que los personajes son completamente humanos; los buenos cometen errores, los “malos” también, y esa es otra de las razones por las que cautiva al público. Si han visto Grey’s Anatomy y Scandal, sabrán perfectamente a lo que me refiero.

En una época donde la competencia está al tope; la rivalidad entre colegas, así como los assets o talentos que cada uno de ellos tiene para impresionar a la exigente profesora Keating (con el fin de conseguir el deseado trofeo) son una constante. Las escenas candentes no faltan (¡qué bueno!), amo la tensión sexual y platónicos que ocurren entre el reparto, y por Dios, la manera sutil en la que poco a poco van apareciendo o revelando cabos sin atar es placenteramente estresante.

Lo que más me gustó:

Karla Souza. Otra mexicana triunfando en el extranjero y haciendo por fin un papel que no es de la clásica latina. Y es que no es que esté en contra de ello, pero la actuación va más allá de hablar como Sofía Vergara. ¿Un reto para ella? Para nada; la siento perfectamente cómoda y al nivel de todos sus compañeros. Espero ver qué otra cosa nos tiene preparada la reservada Lauren, perdón, Laurel, y estoy segura de que nos vamos a llevar más de una sorpresa en el futuro.

Bombones: Jack Falahee (OMG, ¡es tan sexy!), Charlie Weber,  y por supuesto, Tom Verica.

Lo que no me gustó tanto:

De entre todas las series, esta es la que tiene un déficit con los giros: se vuelven predecibles. El único que se mantuvo con fuerza fue el de la identidad del muertito. Fuera de ese, las sospechas y apuestas de la audiencia llegan a ser en un 90% correctas. ¿El profesor tuvo que ver con su alumna? ¿Él la asesinó? Shonda, ¡no me decepciones! Debe haber más detrás de lo que ya adivinamos. Ah, y a la próxima, no nos molestaría que bajaran un poco más la cámara para apreciar un full-frontal del profesor Sam Keating. 😉

2. Revenge

El final de la tercera temporada estuvo no cardíaco, ¡lo que le sigue! Por fin Emily Thorne destruyó a los Grayson. Pero ahora es el turno de la exreina de los Hamptons, lo cual me da pánico. ¿Por qué? A diferencia de las tres temporadas anteriores, en el primer capítulo la narración corre a cargo de Victoria. Es decir, aunque no parezca, ahora ella está en control y dispuesta a terminar con la vida de quien la hizo pedazos. El primer episodio es bastante flojo y con pocas sorpresas. El escape de Vicky del sanatorio no es ni impactante ni digno de admiración. Emily luce torpe y confiada, aunque la venganza sigue corriendo por sus venas. Ahora bien, el ritmo va in crescendo, así que no nos desesperemos.

Lo que me gustó:

Los personajes ya están más definidos. Por ejemplo, Jack y Charlotte, dos que consideraba que ya no tenían nada que hacer (siempre de rebote o en el limbo) tienen un nuevo camino en esta etapa, aunque el reto será mantenerlos en la línea de fuego. La venganza constante sigue presente en general, lo cual hace que no solo el enfoque se concentre en las antagonistas, dejándonos claro que todos quieren pasar su factura. El juego de manipulaciones sigue y el secreto de Emily Thorne ya fue destapado. ¡Adiós a la poker face!

Lo que no me gustó:

La repentina aparición de David Clarke… Really? Ojalá que tenga una base sólida para explicar muchas cosas. Otra, la ausencia del salto del futuro al pasado para entender qué pasó o qué situaciones fueron las que llevaron a la historia a ese punto clímax expuesto durante el primer capítulo. ¡Por Dios! Era su esencia, su sello distintivo, la expectativa que te llevaba a querer saber más y ver el siguiente capítulo la próxima semana. ¡Tache!

3. Scandal

Olivia Pope regresa del paraíso (¿cómo no considerar así a una isla desierta pero perfectamente acondicionada para alejarse del mundo y disfrutar de diversos placeres con el guapo de Jake?) para toparse con un mundo distinto al que dejó atrás. Su equipo se ha desintegrado y por supuesto que ahora debe de lidiar con las consecuencias de su decisión. Para no variar, Scandal arranca bien pero en un contexto de menor tensión y más de profunda tristeza e incertidumbre. Mellie ha perdido la cabeza (da risa y pena al mismo tiempo, ¡bravo!), Cyrus no ha dado señales de ser quien fue antes de la muerte de James, y el presidente Grant solo piensa en una cosa: Volver a ver a su affair.

Lo que me gustó:

Jake is back in the game, por lo que la confrontación con el papá de Olivia será inevitable y se va a poner buena. El lado oscuro de David Rosen aparece con tal de ser un jugador valioso para la Casa Blanca. ¿Pero hasta qué punto llegará? ¿Podrá su conciencia soportar todo lo que los archivos de B13 le están dando y provocando? La incorporación de Portia de Rossi al reparto, ¡maravillosa! The real bitch has just arrived.

Lo que no me gustó tanto:

En comparación con las otras dos series, no me queda claro hacia dónde va esta temporada. ¿Hasta cuándo vamos a tener el aburrido estira y afloja de Olivia con Fitz? Porque seguramente ya viene otra vez en camino. Otra cosa, el poco empuje a la conspiración sobre la muerte de Harrison y del hijo del presidente que ya sabe Jake. Me URGE que el hilo conductor aparezca y con fuerza.

Facebook Twitter Email
Dafne Ruiz

Editora

Creadora de Must Wanted. Escritora, blogger y periodista. Colabora en Vanity Fair México.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Entérate al momento
  • ¿Fashionista y aún no conoces la suite de Coco Chanel en el Ritz París o la de @TiffanyAndCo en el St. Regis NY? https://t.co/4YUjrpWJwm
    hace como 12 horas

La guía para un estilo de vida fabuloso.
Conoce al equipo

Contacto
info@mustwanted.mx