Cómo salvar a un(a) workaholic

No sé si conozcas a Mario, pero seguramente has escuchado sobre él. El típico chavo de 25 años; chistoso, que le encanta salir con sus amigos, invitar al cine o a cenar a su novia y que dedica su tiempo libre a hacer ejercicio o a jugar tocho los domingos… Hasta que se incorpora al mundo godín. Oh, sí, su estilo de vida cambia por completo. Tiene que demostrar que tiene bien puesta la camiseta de la empresa, así que llega muy temprano y sale muy tarde, después de su jefe. A veces se queda hasta la medianoche, pues ya se le juntó el lavado con el planchado. Y aunque todo ese sacrificio debería tener su recompensa, por el momento no busca un aumento de sueldo o promoción, solo el reconocimiento y demostrar que es un chingón en lo que hace.

Sin embargo, conforme pasan los meses, se convierte en el aguafiestas, en el antisocial o ermitaño que rechaza invitaciones, siendo su prioridad (por tanto cansancio), dormir. Sus seres queridos se preocupan por él y rara vez ya lo ven, porque está inmerso en el trabajo y si tiene chamba atrasada, hasta durante el fin de semana se la pasa en su laptop. ¡Se te extraña, Mario!

Así como ese caso, hay varios más y por supuesto que cada una de nosotras conoce por lo menos uno. Es más, ¡hasta podrías ser tú! Como sea, es triste que nos quejemos de lo mucho que el trabajo puede absorber a una persona y distanciarla de otras. Pero no todo está perdido. Está en tus manos poder regresarle la diversión a esa amiga(o)/pareja, aunque sea por un momento. ¿Quieres saber cómo? Chevrolet lanzó una iniciativa padrísima que te permitirá vivir, con el/la workaholic, una experiencia que le recordará lo lindo que es olvidarse de las obligaciones. Checa el siguiente video y no dudes en rescatar a esa alma en pena.

 

Facebook Twitter Email
Dafne Ruiz

Editora

Creadora de Must Wanted. Escritora, blogger y periodista. Colabora en Vanity Fair México.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.