Así es un masaje de tejido profundo

El año pasado tuve la oportunidad de conocer Hela Spa del Presidente Intercontinental. Si quieres saber cómo me fue, solo da clic aquí y busca el artículo en el número de septiembre. Hace unas semanas, me volvieron a invitar pero ahora a sus instalaciones en Torre Siroco en Santa Fe. No fue sorpresa que la atención siguiera siendo de primer nivel; de verdad, te tratan como muñeca de porcelana (hasta que llega la hora del masaje, por supuesto).

_MG_8580
Sala de relajación. ¡Una espera placentera antes de recibir tu masaje!

Para que vivas al máximo la experiencia Hela Spa debes de ir con calma y tener algunas horas libres en tu agenda. Entiendo que vivimos a la carrera, pero en serio que no tiene caso si un momento que dedicamos a apapacharnos sea también bajo presión. Así que haz lo posible por llegar 30 minutos antes para que así puedas disfrutar del vapor y luego de la sala de descanso (en la cual te colocan un cojín calientito en el cuello, además de servirte un té). Ambos destinados a relajarte antes de dar inicio a tu sesión.

En su carta cuentan con diversos tipos de faciales, masajes y tratamientos corporales. Cada uno de ellos responde a una necesidad específica (para futuras mamás, deportivo, detox, revitalizante, oxigenante). Como ya conocía el masaje sueco, me decidí por el de tejido profundo; bastante recomendado si tienes dolor o alguna contractura muscular, sobre todo si la causa fue el estrés o mala postura. A diferencia de otros en los que puedes escoger el nivel de presión, este la lleva fuerte de cajón para que funcione. *Si alguien sabe cómo eliminar esos molestos nudos con caricias, por favor avíseme.

_MG_8612
Terminar tu estancia en el área de jacuzzi es un largo -y bien merecido- broche de oro.

Por supuesto que me hubiera gustado uno más placentero, pero mi cuerpo pedía a gritos que me liberara de tanta tensión. Como sea, cual sea que escojas, créeme que terminarás muy relajada al grado de ponerte en sleepy mode. Yo después aproveché y pedí los 15 minutos de reflexología en los pies… Que para mi sorpresa, ¡también se realiza con presión fuerte! Y es así porque -si no sabes- cumple un objetivo: estimular los órganos internos y brindarles alivio. Al terminar me metí al jacuzzi, el cual estaba a una temperatura de 30 grados. De-li.

Obvio no te quieres ir, por lo que ya me prometí que tengo que regresar antes de que termine este 2016, no sé cuándo, pero lo que sí domino es que el masaje a cuatro manos es el siguiente en mi lista. 😉

 

 

Facebook Twitter Email
Dafne Ruiz

Editora

Creadora de Must Wanted. Escritora, blogger y periodista. Colabora en Vanity Fair México.

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.