Si no te has dado cuenta, el mundo te necesita

No hace falta decir que nos ha tocado arrancar un año de manera difícil, pero sobre todo triste. Rogábamos porque el 2016 se terminara sin imaginar en realidad que el siguiente podría convertirse en uno peor. Sí, de lo que más nos dolió fue la partida de varias leyendas e iconos de la música y la actuación de este mundo, pero tomando en cuenta que todos compartiremos la misma suerte algún día, la resignación es el paso que desafortunadamente tenemos que dar. Sin embargo, respecto a otras problemáticas o pérdidas no podemos quedarnos con los brazos cruzados. No debemos.

Con una situación crítica en la era de Trump (esperemos que luego no se le conozca como la del apocalipsis) que incluye además al mediocre desempeño del gobierno de nuestro país, apelar a nuestro lado humano ya no es una opción sino un mandato. Está bien expresarse y manifestarse, pero siempre he creído que actuar es la forma más efectiva de lograr cambios. Para nada condeno las marchas; me parecen una muestra extraordinaria de unión y presión, pero parece que a los del poder en México ya les da lo mismo si nos manifestamos o nos ponemos en huelga de hambre. O sea, cualquiera que sea la ‘queja’ o exigencia, les vale un comino.

Se nos olvida muchas veces que cada quien puede hacer la diferencia. Lo sé, algo bastante trillado y que parece más una hipótesis que teoría. La verdad es que aunque el impacto sea ‘chiquito’, existe y cuenta. Este tipo de acciones son las que pueden conseguir cambios positivos, funcionar como ejemplo y además, llenarnos de una satisfacción inmensa y única (ojalá que ya hayas experimentado esta sensación –llorar de alegría es lindísimo- y si aún no, te la recomiendo). Si eres una digna y comprometida defensora de los animales o del ambiente, ya es momento de que no solo difundas información, ahora es tu turno de participar de forma más activa.

Las buenas obras no se presumen, se tienen guardadas, como un tesoro. He tenido la oportunidad de ayudar a través de donaciones a varios cachorros que han sido rescatados del abandono o maltrato y solo por lo que escribo hoy me parece justo compartirlo. Me gusta saber que, aunque estoy muy lejos de ser doctora, pude salvar más de una vida, y de seres que no tienen voz para pedir ayuda. En ciertos días me pregunto: “¿Tanto le costaría a una persona sacrificar su cafecito del día en Starbucks y aportar esa mínima cantidad a algún refugio?”. Me siento afortunada y agradecida de estar rodeada de admirables mujeres que también las mueve el ‘amor perruno’ y de otras que luchan por diferentes nobles causas.

Me encantaría saber, además de los retuits y posts en Facebook… ¿qué estás haciendo tú para hacer de este lugar uno mejor?

Dafne Ruiz

Editora

Creadora de Must Wanted. Escritora, blogger y periodista. Colabora en Vanity Fair México.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Entérate al momento
  • RT @picpetmx: #somosMexico #TuiterosUnidos ayudenme a encontrar a dónde llevar alimento para perros. NO centros de acopio sino lugares dond…
    hace como 4 horas

La guía para un estilo de vida fabuloso.
Conoce al equipo

Contacto
info@mustwanted.mx