Despídete del mal aliento de una vez por todas

Así como una hermosa sonrisa te puede abrir muchas puertas; las del trabajo de tus sueños, las de una noche de pasión, o por qué no, las del amor verdadero (you never know), no es necesario que te recordemos que el mal aliento puede ahuyentarlos. De seguro ya te ha pasado, al menos estando del lado de la víctima. Aquel o aquella colega en la oficina que, ruegas a la virgencita, te hable a dos metros de distancia porque te fulmina con cada palabra que sale de su boca. “¿Pues qué comió (y le cayó mal)?” “¿Hace cuánto que no se lava los dientes?” “Ya veo por qué le dicen ‘matador’”.

via GIPHY

La verdad es que existen diversos factores que pueden causar este padecimiento/oso, pero sin duda la más común, fuera de algunos alimentos, el cigarro y el café, es la falta de una adecuada higiene. Muchas personas creen que con el cepillado basta, pero luego ni siquiera lo realizan de forma correcta. Fail! En caso de que tengas dudas sobre cómo lo haces, sufras de este mal o desees mejorar tu técnica, entrevistamos al doctor Víctor Irahuen García para que nos guiara por el camino hacia la más efectiva limpieza dental.

Los tres básicos

El primer y esencial paso es el cepillado y como coadyuvante el uso de algún enjuague bucal, preferentemente antes de dormir y, de ser posible, en las mañanas. En caso de que tengas los dientes estrechos (o sea, que no tengas una amplia separación entre ellos), es necesario recurrir al hilo dental para eliminar los residuos de comida.

El dentífrico no es la máxima autoridad

Gastaste tus buenos pesitos en una pasta dental IN-CRE-Í-BLE que te promete una dentadura más blanca, encías más sanas o un aliento superfresco… Pues, no es que no te vaya a dar resultados, pero en realidad no te garantizará el éxito. Un buen cepillado es la clave, aún sin usar la fórmula del tubo. ¿El segundo al mando? El enjuague, y en los últimos dos lugares se encuentran el dentífrico y el hilo, respectivamente.

Tómate tu tiempo

Vas a tener ahora en adelante que despertar cinco minutos antes para que –por fin- tus dientes reciban el trato indicado. Seguro te cepillas de volada y para nada dura entre 5 y 7 minutos, ¿verdad? Tip: Es momento de que adquieras un cepillo eléctrico. Si es uno profesional, mucho mejor. A mí me funciona de maravilla el Triumph de Oral B, pues tiene un temporizador que te señala inicio y final de cada zona/cuadrante de la boca. Recuerda, después de 10 minutos de haber ingerido tus alimentos debes proceder con esta tarea.

No olvides la lengua

¿Has notado que los cepillos tradicionales cuentan en su ‘espalda’ con una superficie rugosa? Pues si crees que es un adorno, has vivido en el error. ¡Es para trapear tu lengua y que quede libre de bacterias! Los eléctricos no lo tienen, por lo que comprar uno especial (sí, los hay con cerdas y en varias formas) es opción.

En caso de llevar a cabo todas las recomendaciones y el fétido olor persista, por favor, acude con un especialista; podría ser enfermedad periodontal o gingivitis. Si conoces a algún alma en pena, estaría padrísimo que leyera este post, ¿cierto? Un milagro para la persona en cuestión y obvio para la gente a su alrededor.

 

Dafne Ruiz

Editora

Creadora de Must Wanted. Escritora, blogger y periodista. Colabora en Vanity Fair México.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Entérate al momento
  • RT @MsDafneRuiz: ¡Cambio de color! Un gran combo con el naranja y magenta de la colección Prime de @JessicaNailsMX. #JessyGirls https://t.c…
    hace como 2 días

La guía para un estilo de vida fabuloso.
Conoce al equipo

Contacto
info@mustwanted.mx