Me jodí el cabello y (todo) esto hice para salvarlo

Acompáñenme a ver esta triste historia; de cómo pasé de tener un cabello envidiable a destrozarlo… y después salvarlo.

VIRGEN nuevamente
Así lucía hace año y medio (favor de ignorar mi foto en el baño). Long and healthy hair que dejé crecer por tres años y además sin teñirlo. Verán, mi meta era que para 2016 pudiera rockear la tendencia del granny hair, con todo y lo que esto implicaba: decoloración durante horas en el salón, retoques y un sinfín de cuidados.

 

La antesala de la crisis
Esta soy yo en 2016 con mi cabello teñido que alternaba entre rosé y plata. Fue cuando todo comenzó a ir en picada. Para las que sepan y las que no, les doy un mini tour por el cabello decolorado.

Llegar a un tono casi blanco no siempre lleva una sesión, así que si tu proceso de decoloración no lo hace un profesional, la vas a pasar tan mal como yo.  A las pruebas me remito. Vean cómo se ve mi cabello con el tinte plateado; básicamente muerto, seco, cero brillo, como dirían coloquialmente, “de escoba.”

Adelantemos unos meses. Ese hermoso y largo cabello que tenía, después de pasar por todos los colores del arcoiris, colapsó. El brillo y la suavidad se habían ido; prácticamente como muchos de los tintes que usé tenían peróxido, cada que lavaba mi cabello era como si mi melena fuera un chicle y para desenredarlo tenía que recurrir a medio bote de acondicionar leave in o si no, se quedaba pegado.

“Fa, pero si ya sabías, ¿por qué lo hiciste?!”

Bueno, era mi sueño (y mi capricho). Desafortunadamente, todo acabó cuando tuve que ir a entrevista de trabajo y no podía llegar con el cabello de colores, así que pasó lo inevitable. Mi amigo, el tinte de cajita color negro, llegó al rescate y así comenzó el camino para recuperar mi cabello.

Ahora, “que no les digan, que no les cuenten”: el cabello dañado no se puede reparar porque ya está MUERTO.  Solo pueden hacer que sea más sedoso y se vea hidratado, pero “repararlo” no, eso NO pasa. Así que si no le tienen miedo a cortar la parte dañada, adelante, pero si no quieren hacerlo, les daré unos consejos al comparar algunas de las fotos de mi cabello.

Recién lavado
Aunque yo opté por cortar la mayor parte del daño, dejé cierto largo aceptable. En la foto podemos observar aun rastros de cabello claro por la decoloración así como puntas abiertas y needless to say, la resequedad.

Seco
Antes del estilizado. Digamos que se ve decente, pero claro esto solo lo obtuve invirtiendo y siguiendo una estricta rutina (básicamente una religión) para que estuviera presentable. ¿Qué hice? Keep reading.

Paso 1. Adiós al shampoo/acondicionador de siempre
Opté por los que no tienen parabenos ni sulfatos. En mi caso la salvación fueron los shampoos de la marca Organix (el de kukuí), que además de limpiar mi cabello lo fue despojando de los miles de químicos dejados por los anteriores que había usado.

Paso 2. Las mascarillas son tus amigas
Dos productos ganadores y CLAVE en la recuperación de mi cabello fueron la mascarilla Smooth Extender Nourishing Smoothing de Sexy Hair, que además de dejar suave el cabello le quitó un poco de volumen. Esta hay que usarla dos veces al mes y se tiene que dejar 20 minutos. El otro fue el Shot Rescate de Garnier que le dio muchísimo brillo.

Paso 3. Adiós a las heat tools
Ok, esto es el terror de todas, pero cuando tienes el cabello taaaan dañado, no hay de otra. Si eres de las que al salir de bañarse usan la secadora, olvídalo. El calor solo hará más daño y tu proceso de reparación será mucho más lento. Puedes usar un protector o primer, pero lo que yo hice fue dejarlo secar a la antigua: quitar el exceso de agua con una toalla y después dejarlo secar con el aire. Es un proceso tardado, pero por eso lo hacía en la noche. Cuando quería estilizarlo con tenazas o plancha, uno de mis grandes aliados fue la crema Metamorfosi de Tec Italy, que además de proteger sella las puntas de tu cabello temporalmente.  Para finalizar, aplica un poco de aceite de argán como el de Moroccan Oil en las puntas de tu cabello para que esté hidratado durante el día.

Paso 4. Déjalo crecer
Obviamente tu cabello tiene su proceso de crecimiento y reparar semejante daño no pasa de la noche a la mañana. Así que solo queda tener paciencia y no teñirlo, pues debes dejarlo descansar de todos los químicos. Si las puntas se ven maltratadas, ahora existe una opción increíble que es el split ender para solo remover la orzuela y ahora sí el despunte que te hagan sea mínimo y no de más de tres dedos.

Lee: Este salón promete deshacerse de tus puntas abiertas sin sacrificar el largo de tu melena

Si no quieres ir al salón, el Split End Mender de Living Proof es LA opción en casa.

El resultado de todo este ejército de productos y acciones es un cabello más sano, totalmente reparado (no disfrazado) y con mucho más vida.

¡De regreso a la normalidad!

Así que si estás deprimida porque crees que no hay remedio para lo que le hiciste a tu cabello, no olvides este post. 😉

Estefania Liahut
Estefania Liahut

La chica "How to"

También conocida como "L'enfant terrible". Estratega digital y mina louca.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.